• ¿Te descontrolas con la comida? ¿comes emocionalmente? ¿te das atracones?...
                • Descubre cómo desarrollar una nueva relación con la comida que te proporcione satisfacción y alegría
                • Elimina los obstáculos para llegar a tu peso natural
                • Ama tu cuerpo desde hoy

                 

                PROGRAMA GRATIS    

                4 meditaciones (y 1 relajación) que te llevarán a alimentarte mejor  

                Suscríbete y obtén acceso inmediato al Programa

                 

                 

                Dejar de comer emocionalmente. Empezar a comer para cuidarte.

                 

                • Aprende técnicas y estrategias eficaces para regular tus emociones de modo constructivo para ti; dejarás de necesitar la comida y los atracones para sentirte mejor.
                • Date permiso para que tu cuerpo llegue a su peso natural ( y atrévete a ser feliz en él).
                • Genera una fuerte autoestima. ¿Hay algo más importante que quererse?
                • Amate a ti misma ( incluído tu cuerpo ) desde ya. Inicia el camino más directo para llegar a ello, que no es el de los logros ni el del cambio. Tu, como eres, hoy.
                • Aventúrate en tu vida. Y que la comida... sea solo comida.

                 

                Dicen de mi

                 

                Bea, conocerte y hacer coaching contigo es una de las mejores cosas que me han pasado últimamente. En ti he encontrado a una persona que me comprende y me ayuda. Me trasmites calma, seguridad y aceptación.  Me siento muy bien  hablando contigo. Creo que es por tu  forma de escuchar y tu sensibilidad,  que me animan  a expresarme con tranquilidad  y confianza. Hablando contigo  he aprendido a  ser más consciente de mis emociones, a reconocerlas y a saber que están ahí para ayudarme a descubrir mis necesidades. He aprendido a escucharme mejor y a cuidarme mejor.

                Hay personas que te enriquecen, que te aportan, te dejan huella y para mí tú eres una de ellas. Gracias. 

                María