Hoy me gustaría hablarte de algo que ha cambiado mi forma de alimentarme y la sigue cambiando.

Comer con Atención Plena o Mindfuleating me hace sentir que tengo un sano control sobre lo que como y lo que no.

También que no tengo que recurrir a expertos para que me digan qué es mejor para mi cuerpo.

Y que poseo una guía infalible acerca de cuándo, cómo, cuánto y qué comer.

En el artículo de hoy te cuento qué es comer con atención plena y cómo te ayuda a alimentarte mejor.

 

¿Qué es Mindfuleating?

Empezaré por decirte lo que no es.

• No es comer despacio

Quizá el error más común sea pensar que Comer con Atención Plena es comer despacio.

Eso pensaba yo al principio, imaginaba que consistía en comer lentamente , masticar mucho la comida…
Esto sin duda es deseable y se utiliza en Mindfuleating. Pero se puede comer deprisa y aplicar la atención plena, ser consciente de que estás comiendo deprisa, de cada bocado, de los pensamientos, sensaciones y emociones que están presentes antes durante y después, etc.

La de ocasiones en que yo me he tenido y me tengo que limitar  a observar el hecho de que soy incapaz de comer despacio (tengo una tendencia muy fuerte a comer rápido).

• No se limita al acto de comer

Otro error es creer que Comer con Atención Plena se refiere únicamente al momento de comer.

Mindfuleating (como el budismo en general) es muy integrador. Recoge múltiples aspectos y elementos de la experiencia de comer.

Yo pienso que abarca el día al completo.

 

 

 

Lo que sí es.

Mindfuleating es:

⇒ Atender deliberadamente a lo largo del día, momento a momento:

• A tus sensaciones físicas relacionadas con tu alimentación, como pueden ser el hambre y la saciedad

• A los pensamientos sobre la comida; pueden ser pensamientos que te den permiso para comer cuando realmente tu cuerpo no lo necesita; pensamientos que te quiten el permiso de comer cuando tu cuerpo realmente lo necesita; pensamientos que te hablen sobre lo que deberías o no deberías comer…

• A las emociones relacionadas con la comida o que te despiertan el deseo de comer

• A todo lo externo a ti, relacionado con tu alimentación, como puede ser cocinar, experimentar la comida con los 5 sentidos, situaciones que te llevan a comer sin hambre real…

⇒  No comparar ni juzgar. Simplemente observar las numerosas sensaciones, pensamientos y emociones que surgen. Observar con curiosidad y benevolencia. 

⇒  Incluye elegir, preparar y consumir los alimentos. 

 

¿Cómo te ayuda a alimentarte mejor?

Comer con Atención Plena puede ser uno de los principales apoyos para alimentarte mejor.

Voy a hacer un pequeño resumen de algunas de las formas en que puede ayudarte.

 

  1. Uno de los mayores obstáculos a la hora de llevar a cabo una buena alimentación, es el hecho de que tendemos a reaccionar constantemente de la misma manera.
    En lo que se refiere a la alimentación, eso significa con frecuencia actuar en círculo.
    En «comes en exceso» puedes poner darte un atracón, picotear, comer de más durante las comidas habituales, comer algún alimento de alta densidad calórica que no tenías previsto…
    En sentirte mal puedes poner culpable, desesperanzada, irritada contigo misma, frustrada…
    Estas emociones, te llevan a seguir comiendo en exceso, en lugar de a continuar con los buenos hábitos inmediatamente.
    El secreto para conseguir alimentarte bien para siempre no es la perfección, es lo que haces cuando has cometido un error.
    ¿Cómo te ayuda la Atención Plena en esos momentos?
    En primer lugar, la Atención Plena en general reduce la impulsividad.
    Y por otro lado, cuando no has podido evitar actuar con impulsividad, nuevamente introduce una pequeño espacio en el cuál puedes actuar conscientemente en lugar de reaccionar irreflexivamente.
  2. Aumento exponencial de la satisfacción y el placer.
    Si comes de forma distraída, al terminar es como si no lo hubieses hecho. Aunque tu estómago esté repleto, desearás seguir comiendo.
    Mientras que si pones todos los sentidos en ello, experimentas mucho más placer, y terminas la comida con una sensación de verdadera satisfacción.
    Si practicas mindfuleating, con menos comida, disfrutas más, y te sientes más llena.
  3. Te conviertes en tu propia experta.
    Cuando aprendes a distinguir tus sensaciones de hambre y saciedad, tienes la guía más fiable para decidir cuándo y cuánto comer.
    Te puedes guiar también por horarios desde luego, pero se incrementa mucho la flexibilidad cuando realmente estás en contacto con tu cuerpo. Y te guías por tus sensaciones de saciedad para decidir cuándo parar de comer.
    También puedes decidir qué comer, guiándote por las percepciones acerca de qué necesita tu cuerpo. Las reacciones de tu cuerpo a los alimentos también te guiarán, así como tu sabiduría interna.
    Mindfuleating introduce mucha claridad y flexibilidad en tu alimentación.
  4. Puedes distinguir el hambre física de otros tipos de hambre.
    Con mucha frecuencia tendemos a comer para darnos un placer, para llenar una sensación de vacío, o para afrontar una emoción desagradable cuando no disponemos de otros recursos para hacerlo.
    Mindfuleating te lleva a ser consciente de estos mecanismos, de toda la cadena que te lleva a perjudicarte con la comida.
    Con mucha frecuencia la consciencia de lo que está ocurriendo te ayuda a actuar de otra manera.

Son muchos más los beneficios de la Atención Plena, para tu vida en general y para mejorar tu alimentación en particular.

Si deseas  avanzar hacia unos hábitos de alimentación saludables y que se mantengan en el tiempo, solicita una sesión gratuita sin compromiso. Podrás conocerme y decidir si soy la persona adecuada para acompañarte en ese camino.

 

Un abrazo,