Sin una buena autoestima, sin una auto-compasión de base, será difícil que dejes de darte atracones, o que dejes otras formas de comer disfuncional ( comer en exceso, picoteo, comer emocional…).

Quererte es la mejor plataforma desde la que afrontar el esfuerzo y los cambios que implican modificar tu relación con la comida.

¿Quieres descubrir los motivos por los que te vale la pena trabajar mucho en tu autoestima y cómo eso te va a ayudar a crear una magnífica relación con la comida?

Sigue leyendo, te lo cuento.

i love me (1)

                                                                                                                                         Ilustración creada por Elena Corral Alvarez

• Motivo nº 1 para trabajar en tu autoestima: motivación

Ya seas una persona con un trastorno alimentario diagnosticable (anorexia, bulimia o trastorno por atracón), ya seas una persona que come de modo emocional, ya sea que tu dificultad resida en que comes en exceso o picoteas a lo largo del día… todo ello tiene algo en común: un factor adictivo.

Tú sabes bien lo que tienes que hacer con la comida, sabes qué comer y qué cantidad es la que te conviene, hay mucha información disponible, o bien has hablado con tu nutricionista, con tu médico, con tu psicóloga… Pero llegados determinados momentos clave, no lo haces; no comes lo que necesita tu cuerpo ( con lo cuál lo predispones al atracón), o bien alivias determinadas emociones a través de la comida. Tanto la carrera por la delgadez, el adelgazar más y más, como el comer para aliviar emociones ( y por lo tanto ir cogiendo peso), responden a un mecanismo adictivo.

Abandonar algo que produce adicción es duro, muy duro, requiere mucho esfuerzo y mucha motivación.

¿Cuánto estás dispuesta a esforzarte por alguien a quien no aprecias?

Dime, ¿cuánto estás dispuesta a esforzarte por alguien a quien no aprecias, que no te gusta demasiado, que no te cae bien, alguien a quien no quieres? Yo diría que no demasiado.

Autoestima es básicamente eso: que te caes simpática, que te gusta tu compañía, que estás dispuesta a darlo todo por ti porque sientes que vales la pena.

Vas a necesitar mucha motivación para cambiar tu forma de comer, y una autoestima fuerte contribuirá intensamente a que tengas esa motivación.

• Motivo nº 2 para trabajar en tu  autoestima: cubrir tus necesidades

Otro aspecto en común en las personas que tienen una mala relación con la comida es que habitualmente no están conectadas con sus verdaderas necesidades y deseos, y aún cuando en algunos momentos conecten con ellos, no los satisfacen adecuadamente.

Cada ser humano tiene muchas necesidades, no sólo a nivel fisiológico, si no también a nivel emocional, mental, social y espiritual. Necesidad de relacionarse, de pertenencia, de tener un sentimiento de valía, de sentir placer, de seguridad, de autorrealización, de sentirse bien… Aunque una persona no perciba estas necesidades, van a seguir ahí, y su organismo va a luchar para que las cubra, ya sea de un modo, ya de otro.

Y entre esos otros modos, está el de la comida.
Comer por soledad, por aburrimiento, por frustración, por emociones que desbordan… es el intento que hace tu organismo para que cubras determinadas necesidades que van más allá de lo fisiológico.

¿Cómo puede cambiar esto el tener una buena autoestima?

Una de las causas más importantes de no atender y cubrir las propias necesidades es la baja autoestima.

Una persona con baja autoestima es alguien que siente y piensa:

» Mis necesidades no son importantes»
» Mis necesidades son menos importantes que las de los demás»
» Si atiendo a mis necesidades soy egoísta»
» No quiero molestar a los demás con mis necesidades»
» Si atiendo a mis necesidades los demás no querrán estar conmigo»

La carga de tensión y frustración que genera esta línea de pensamiento es tan grande que se necesita una vía de escape, consuelo y auto-cuidado ( sucedáneo de auto-cuidado en realidad): para algunas personas es la comida.

Una persona con buena autoestima es una persona que piensa y siente:

«Mis necesidades son muy importantes»
» Mis necesidades son tan importantes como las de los demás»
» Es lógico y natural que atienda a mis necesidades»
» Si alguien se molesta, la solución no es que yo aparte mis necesidades»
» Si hay conflicto busquemos formas de que las necesidades de todos sean escuchadas y atendidas de la mejor manera»
» Es absurdo pensar que tengo que desatender mis necesidades para que otra persona quiera estar conmigo»

La tendencia de una persona con esta línea de pensamiento es a atenderse, a cuidarse, a darse lo que realmente necesita. No significa que siempre vaya a conseguir lo que necesita, pero tendrá la sensación de que ha hecho todo lo que estaba en su mano para dárselo, y la sensación de valía resultante le hará sentir bien.

En la vida de una persona con esta línea de pensamiento habrá una mayor carga de emociones positivas, sensación de auto-cuidado, sentimientos de valía…
No necesitará de la comida para darse nada, para compensar, para sentirse bien. La persona con buena autoestima va de un modo directo a por lo que realmente necesita.

• Motivo nº 3 para trabajar en tu autoestima: ser asertiva

La asertividad es hacer valer los propios derechos respetándose a sí mismo y a los demás.

De qué forma tan breve se puede explicar algo tan complejo de lograr a veces.

Los comportamientos concretos en los que se manifiesta la asertividad son:

• Poner límites
• Decir No
• Afrontar agresiones y críticas
• Expresar peticiones y sentimientos
• Expresar opiniones contrarias , etc.

La cantidad de frustración, resentimiento, desvalimiento, abandono, ira, infravaloración, desdicha… que se puede llegar a sentir cuando no se ponen límites a los demás, cuando no se pide lo que se necesita de los demás, cuando no nos atrevemos a decir lo que pensamos por miedo… puede llegar a ser enorme. Tanto que se necesita una vía de escape y consuelo, que para algunas personas es la comida.

¿Cómo se relaciona la autoestima con ser más asertiva?

Se relacionan totalmente, no es posible ser una persona asertiva si no se tiene buena autoestima. Una persona con baja autoestima puede tener puntualmente alguna conducta asertiva, podrá decir no, plantarse ante lo que otra persona quiere de ella, podrá expresar algún sentimiento de enfado, pero se sentirá muy mal por ello, sentirá vergüenza, o culpa. Rara vez una persona con baja autoestima se sentirá libre de ser asertiva.

El modo típico en que la persona con baja autoestima se relaciona con otros es mediante la sumisión, con arranques puntuales de agresividad cuando ya no puede más.

Tener una fuerte autoestima te llevará a ser asertiva, lo que se traducirá en sentimientos de eficacia, y en relaciones más sanas, más reforzantes, más enriquecedoras y satisfactorias.

Si logras esto, no habrá sentimientos de frustración que mitigar, ni ira no expresada que tragarse, ni sentimientos de poca valía que tapar.

Si deseas incrementar tu autoestima y tener así:

• Una motivación más fuerte para luchar por ti, para cambiar tu forma de comer
• Una mayor conexión con tus necesidades y deseos, y la sensación de que te mereces satisfacerlos
• Unas relaciones con los demás basadas en la asertividad, relaciones más satisfactorias y gratificantes

Puedes empezar por mi Guía gratuita que recibirás al suscribirte a mi blog; en ella te aporto, entre otras cosas, un ejercicio de los imprescindibles en autoestima.

Suscríbete aquí:

[thrive_leads id=’136′]